Le Havre, patrimonio mundial

frac076351_80w31_00011.jpg

La Porte Océane

El conjunto monumental proyectado por el Taller de Reconstrucción del Havre fue bautizado «Porte Océane» en referencia a la obra de Edouard Herriot publicada en 1932 (La Porte Océane) y como símbolo del paso entre la ciudad y el mar.

Se sitúa en la extremidad de la avenida Foch (muy dispar antes de su destrucción) y forma la unión con el Font de mer oeste y el cruce del bulevar François I. La obra fue dividida en dos partes, norte y sur, una fue confiada a Jacques Poirier y otra a André Hermant, los dos arquitectos del Estudio de Auguste Perret. En marzo de 1954, cuando la torre sur se estaba terminando, la torre norte solo empezaba a salir de tierra, a causa de grandes problemas en las fundaciones creados por la composición del terreno pantanoso.

Un símbolo frente al mar

El plan de urbanismo de la reconstrucción del Havre fue diseñado por el Estudio al interior del antiguo triángulo del centro-ciudad destruido cuyos extremos se valorizaron con la construcción de conjuntos monumentales: la Porte Océane al oeste, la plaza del Hotel de Ville al norte y Front de mer al sur. La Porte Océane forma un decorado altamente simbólico con sus torres, verdaderos monumentos públicos ya que  suponen representar la puerta de la ciudad. Estos volúmenes altos fueron concebidos para terminar y enmarcar el eje principal del Havre (bulevar de Strasbourg, plaza del Hotel de Ville, avenida Foch). La unidad de la Porte Océane parecía fundamental para «responder» a la de la plaza del Hotel de Ville. Paralelas a los inmuebles de 13 alturas, los inmuebles cierran al oeste la explanada de la Porte Océane que se eleva sobre seis niveles (R+5). Estos edificios horizontales, que debían formar una cortina contra el viento, se encuentran unidos a las torres por edificios perpendiculares de la misma altura, de tal forma que el conjunto dibuja una plaza cuadrada que se abre sobre una amplia explanada que la avenida Foch atraviesa al medio para desembocar en la playa, el espigón, el puerto deportivo y los clubs náuticos.

La construcción

Las dos partes (norte y sur) tienen un aspecto idéntico. Para cada obra, el Estudio de la Reconstrucción redujo ligeramente la trama uniforme de 6,24 metros determinada inicialmente para alcanzar una normalización óptima. Luego, esta trama fue dividida en medio módulo, tercio de módulo y cuarto de módulo. La construcción es hormigón armado con armazón aparente cuyo entre eje de los puntos de apoyo es de 6,21 metros.  La altura de piso se fijó a 3,10 metros de suelo a suelo. La cara interior de los postes es de aplomo y los cambios de sección son aparentes hacia el exterior. El voladizo de los postes con respecto al desnudo de la fachada está acentuado especialmente en los pisos inferiores de los inmuebles altos.

Para el conjunto de los edificios, los rellenos están formados por dos tipos de entrepaños monolíticos, uno ancho y otro estrecho, concebidos sobre un módulo de 69 centímetros, es decir un noveno del tramo general. Por sus combinaciones, estos entrepaños permiten variar la disposición de las ventanas. Para que no adhieran ni la lluvia ni el polvo, el revestimiento de estos inmuebles expuestos al viento del mar,  ha sido pulido mecánicamente y no abujardado

Los edificios del frente marítimo, de 21 metros de altura, están coronados por un ático, al interior de una plantilla formada por un arco de círculo de 10 metros de radio. Las cornisas marcan los segundo y quinto pisos. Los cinco primeros pisos albergan apartamentos de 1 a 5 piezas, el sexto piso dormitorios independientes. Están unidos a la torre V74 por una construcción de una altura cuyo uso está reservado a garajes y viviendas (dormitorios independientes). Al norte, la diagonal del bulevar François I corta la composición, de esta forma la torre del S25 no está directamente unida a los inmuebles intermediarios. Las torres, de una altura de 47,50 metros pero anchas de sólo 12 metros, están constituidas de dos inmuebles de 13 pisos pegados y unidos cada cuatro alturas. Unas cornisas señalan los segundos, sextos y decimosegundos pisos.

Los inmuebles fueron concebidos según la exposición solar y las vistas. Los 256 pisos están dispuestos según dieciséis tipos diferentes que tienen en cuenta la orientación, los vientos y la disposición de los edificios. Por ejemplo, la orientación este-oeste de los inmuebles del frente marítimo y de las torres, condujo a situar frente al mar las sallas de estar, las cocinas y las escaleras y al este los dormitorios.  

Se pensó realizar un restaurante en el último piso de una de las torres pero frente a la opinión contraria de los bomberos, este proyecto fue abandonado en octubre de 1951.

Diaporama