Le Havre, patrimonio mundial

cign-1949.jpg

La concepción de la ciudad

Cuando en 1945, los havreses se encontraron frente a las ruinas de una ciudad desaparecida, el Estado movilizó arquitectos, urbanistas y constructores. Esta «tabla rasa» fue el campo de todas las posibilidades, había la oportunidad de recrear todo, de inventar una ciudad nueva. Confiada a Auguste Perret y a su equipo, la reconstrucción de Le Havre lanza la mayor y más imponente obra de Francia para reanimar una ciudad y su puerto.